Consejos para ayudar a un ser querido que está en crisis

OCRCC Español

Los impactos de la violencia sexual incluyen un amplio rango de frustraciones y barreras que los sobrevivientes enfrentan en su vida diaria. Mirar como un ser querido tiene dificultades para enfrentar estos impactos puede traer sentimientos de frustración e impotencia. Los sobrevivientes secundarios (parejas, amigos y familiares de los sobrevivientes) también tienen una respuesta personal al trauma como resultado de oír las experiencias de los sobrevivientes y ser testigo de sus impactos negativos.

Puede ser muy doloroso ver a un ser querido pasar por una crisis, esta puede que presentarse justo después de haber sido abusado sexualmente o meses o años después del incidente inicial, cuando ellos vuelven a tener síntomas por experimentar cosas que los hacen recordar el evento (o detonantes) o cuando tienen “flashback” o sensaciones, vivencias o experiencias recurrentes. Es importante decir que una crisis es diferente a una emergencia. En una emergencia hay un riesgo inminente de daño físico, mientras que una crisis es una respuesta mental y emocional a una situación que es abrumadora y que no puede ser manejada por los métodos que esa persona usa regularmente para enfrentarla.

Una respuesta común de alguien que ve a otra persona sufrir es querer hacer lo imposible para mejorar la situación y al mismo tiempo sentir que no hay nada que puedas hacer para mejorarla. Aunque no seas capaz de resolver toda la situación, tu presencia y apoyo es invaluable para tu ser querido. Aquí hay algunas sugerencias simples para ayudar alguien en crisis:

Conozca los detonantes: Habla con tu ser querido de los detonantes que le hacen recordar lo que pasó para que tú puedas poner atención a estos detonantes cuando estén en ciertos lugares o actividades.  Los sobrevivientes no podrán explicar sus reacciones cuando están en crisis, pero tu podrás intervenir y apoyarles si notas algún comportamiento fuera de lugar. Por supuesto, esto depende en el nivel de confianza y seguridad que su relación tenga. No presiones a los sobrevivientes a compartir información si no están listos para compartirla.

Reestablecer un sentido de seguridad: Los sobrevivientes que experimentan “flashbacks” de manera inesperada se sienten desorientados y desconectados del presente. Habla con tu ser querido para que se re-oriente en el lugar y asegurale que están en un lugar seguro (solamente si eso es cierto). Algunos sobrevivientes necesitan espacio, otros se sentirán más cómodos si están cerca de alguien. Si es posible, habla con el sobreviviente desde antes para que sepas que hacer en esta situación. Si ellos tienen una crisis y no han tenido esta conversación, preguntales si necesitan que tú hagas algo en ese momento.

Cuide las necesidades básicas: Dales un vaso de agua. Recuérdales comer regularmente. Si tienen frio, dale una cobija. Si tienen calor, abre la ventana. Poner atención a las rutinas y pequeños detalles  puede ayudar mucho a los sobrevivientes a sentirse tranquilos y centrados. Puede ayudarlos a recordar que ellos son capaces de funcionar en el día a día.

Consulte con ellos: La comunicación directa y clara con tu ser querido es la mejor manera de mostrarle que cuidas de esa persona. A veces esto puede significar tener pláticas cortas sobre si los rinocerontes son parientes lejanos de los unicornios, para distraerlos, o puede significar sentarse en silencio. El área del cerebro responsable del habla se “cierra” durante el trauma, y muchos sobrevivientes tienen un tiempo difícil verbalizando sus pensamientos y emociones. Si los sobrevivientes quieren estar solo, permítele ese espacio pero también consulta con ellos regularmente para ver como están.

Establezca límites: Aunque te puedas sentir responsable de garantizar el bienestar de tu ser querido, es posible que tengas que aceptar que, en realidad, muchas veces no es posible hacerlo. Muchos sobrevivientes empiezan a sentirse mejor cuando tienen un soporte profesional. Puedes ayudarlo a buscar recursos para encontrar un soporte adicional. Una buena opción es el Centro de ayuda 24 horas (919-967-7273)  al que tú o tu ser querido pueden llamar para recibir soporte emocional o más información sobre otros recursos. Otra buena opción es la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-8255 (con servicio en español).

Date crédito: Ayudar a los sobrevivientes durante una crisis es difícil. No hay una respuesta clara, los sobrevivientes pueden no decirte lo que necesitan y en la mayoría de las veces las cosas se resuelven a medida en que van ocurriendo. Lo que funcionó una vez tal vez no vuelva a funcionar. Estas haciendo lo mejor que puedes y tu presencia es un regalo maravilloso.

Por último, practique el autocuidado: Respira. Da un paseo. Lee un buen libro. Haz lo que debas hacer para cuidarte a ti mismo y para que no se sientas abrumado. Tu eres importante, y es sustancial hacer un espacio para ti cuando tratas de cuidar alguien que te importa.

Este texto, originalmente publicado en Diciembre del 2016, fue escrito por Natalie Ziemba, la antigua Coordinadora de Respuesta en Crisis, y fue traducido por Denisse Horcasitas, actual Coordinadora de Servicios para la Comunidad Latina.

  • 24-Hour Help Line:

    • 866-WE-LISTEN (866-935-4783)
    • 919-967-7273 (Local)
    • 919-338-0746 (TTY)