Cultivar una actitud de agradecimiento

OCRCC Articles, Español

El año nuevo es una buena oportunidad para practicar y cultivar una actitud de gratitud y ser agradecido por muchas cosas que suceden todos los días. Si usted no ha pensado en algunos motivos por los que está agradecido, tome unos minutos todos los días (al levantarse para empezar o al acostarse al terminar el día) para reflexionar sobre gratitud. Mucha gente se siente agradecida por tener salud, amigos, familia, trabajo o simplemente por momentos de fiesta o alegría.

Pero cultivar una actitud de agradecimiento, no es solo es un recordatorio, sino que es una actividad que podemos cultivar durante todo el año. Es una actividad que puede mejorar no solo su salud mental pero también su salud en general, puede incrementar su felicidad, aumentar su resistencia a retos, y fortalecer sus relaciones personales. Puede ayudarle a sanar y darle otra perspectiva de las situaciones que está pasando.

Este nuevo año, que esta tradicionalmente asociado con propósitos, es el momento perfecto para reconocer la generosidad que hay alrededor y ser agradecidos, a usted mismo y a los otros. Aquí hay algunas maneras de cultivar gratitud:

  • Empieza contigo mismo: ¿Cuándo fue la última vez que se agradeció a usted mismo por hacer un buen trabajo, por hacer prioridad su salud física y mental o solamente por ser único? Agradézcase a usted mismo primero, reflexione acerca de los motivos para estar agradecido, y deje que los efectos positivos de estar agradecido sean parte de usted.
  • Dígale a alguien: No importa que se le agradezca en persona a alguien que usted ve todos los días, o que deje una nota para su pareja o para la persona con la que vive. Tampoco importa si escribe un correo electrónico o un texto para un colega o un amigo. Decirle “gracias” a alguien puede significar mucho para la otros…y para usted mismo.
  • Dígalo con sus acciones: Sea amable al actuar, agradezca con sus acciones: esto puede aumentar su sentido de conexión con los demás o aumentar su nivel de consciencia.
  • Encuentre su propia manera de demostrarlo: Reconocer la gratitud se trata de encontrar lo que se siente bien para usted (y no otros), así que explore diferentes maneras de demostrar gratitud y encuentre la forma en la que usted se sienta más cómoda. ¡Ahora practíquela!

Yo, estoy agradecido por:

  • El apoyo y fortaleza que recibo de mis seres queridos, mis amigos, y mi comunidad.
  • La comunidad de profesionales ejerciendo su labor con profesionalismo y dedicación para el beneficio de todos.
  • Los que me dan la oportunidad de escuchar y apoyar.

 


William E. Gonzalez, LCSW, LCAS-A es el terapeuta Bilingüe del Centro de Asistencia contra la Violencia Sexual. Si necesita más información sobre el programa de terapias o nuestros servicios, contáctenos al (919) 968-4647 o a nuestra línea de ayuda 24 horas/7 días: 1-866-935-4783


Consejos para ayudar a un ser querido que está en crisis

OCRCC Español

Los impactos de la violencia sexual incluyen un amplio rango de frustraciones y barreras que los sobrevivientes enfrentan en su vida diaria. Mirar como un ser querido tiene dificultades para enfrentar estos impactos puede traer sentimientos de frustración e impotencia. Los sobrevivientes secundarios (parejas, amigos y familiares de los sobrevivientes) también tienen una respuesta personal al trauma como resultado de oír las experiencias de los sobrevivientes y ser testigo de sus impactos negativos.

Puede ser muy doloroso ver a un ser querido pasar por una crisis, esta puede que presentarse justo después de haber sido abusado sexualmente o meses o años después del incidente inicial, cuando ellos vuelven a tener síntomas por experimentar cosas que los hacen recordar el evento (o detonantes) o cuando tienen “flashback” o sensaciones, vivencias o experiencias recurrentes. Es importante decir que una crisis es diferente a una emergencia. En una emergencia hay un riesgo inminente de daño físico, mientras que una crisis es una respuesta mental y emocional a una situación que es abrumadora y que no puede ser manejada por los métodos que esa persona usa regularmente para enfrentarla.

Una respuesta común de alguien que ve a otra persona sufrir es querer hacer lo imposible para mejorar la situación y al mismo tiempo sentir que no hay nada que puedas hacer para mejorarla. Aunque no seas capaz de resolver toda la situación, tu presencia y apoyo es invaluable para tu ser querido. Aquí hay algunas sugerencias simples para ayudar alguien en crisis:

Conozca los detonantes: Habla con tu ser querido de los detonantes que le hacen recordar lo que pasó para que tú puedas poner atención a estos detonantes cuando estén en ciertos lugares o actividades.  Los sobrevivientes no podrán explicar sus reacciones cuando están en crisis, pero tu podrás intervenir y apoyarles si notas algún comportamiento fuera de lugar. Por supuesto, esto depende en el nivel de confianza y seguridad que su relación tenga. No presiones a los sobrevivientes a compartir información si no están listos para compartirla.

Reestablecer un sentido de seguridad: Los sobrevivientes que experimentan “flashbacks” de manera inesperada se sienten desorientados y desconectados del presente. Habla con tu ser querido para que se re-oriente en el lugar y asegurale que están en un lugar seguro (solamente si eso es cierto). Algunos sobrevivientes necesitan espacio, otros se sentirán más cómodos si están cerca de alguien. Si es posible, habla con el sobreviviente desde antes para que sepas que hacer en esta situación. Si ellos tienen una crisis y no han tenido esta conversación, preguntales si necesitan que tú hagas algo en ese momento.

Cuide las necesidades básicas: Dales un vaso de agua. Recuérdales comer regularmente. Si tienen frio, dale una cobija. Si tienen calor, abre la ventana. Poner atención a las rutinas y pequeños detalles  puede ayudar mucho a los sobrevivientes a sentirse tranquilos y centrados. Puede ayudarlos a recordar que ellos son capaces de funcionar en el día a día.

Consulte con ellos: La comunicación directa y clara con tu ser querido es la mejor manera de mostrarle que cuidas de esa persona. A veces esto puede significar tener pláticas cortas sobre si los rinocerontes son parientes lejanos de los unicornios, para distraerlos, o puede significar sentarse en silencio. El área del cerebro responsable del habla se “cierra” durante el trauma, y muchos sobrevivientes tienen un tiempo difícil verbalizando sus pensamientos y emociones. Si los sobrevivientes quieren estar solo, permítele ese espacio pero también consulta con ellos regularmente para ver como están.

Establezca límites: Aunque te puedas sentir responsable de garantizar el bienestar de tu ser querido, es posible que tengas que aceptar que, en realidad, muchas veces no es posible hacerlo. Muchos sobrevivientes empiezan a sentirse mejor cuando tienen un soporte profesional. Puedes ayudarlo a buscar recursos para encontrar un soporte adicional. Una buena opción es el Centro de ayuda 24 horas (919-967-7273)  al que tú o tu ser querido pueden llamar para recibir soporte emocional o más información sobre otros recursos. Otra buena opción es la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-8255 (con servicio en español).

Date crédito: Ayudar a los sobrevivientes durante una crisis es difícil. No hay una respuesta clara, los sobrevivientes pueden no decirte lo que necesitan y en la mayoría de las veces las cosas se resuelven a medida en que van ocurriendo. Lo que funcionó una vez tal vez no vuelva a funcionar. Estas haciendo lo mejor que puedes y tu presencia es un regalo maravilloso.

Por último, practique el autocuidado: Respira. Da un paseo. Lee un buen libro. Haz lo que debas hacer para cuidarte a ti mismo y para que no se sientas abrumado. Tu eres importante, y es sustancial hacer un espacio para ti cuando tratas de cuidar alguien que te importa.

Este texto, originalmente publicado en Diciembre del 2016, fue escrito por Natalie Ziemba, la antigua Coordinadora de Respuesta en Crisis, y fue traducido por Denisse Horcasitas, actual Coordinadora de Servicios para la Comunidad Latina.


7 preguntas frecuentes acerca de línea de ayuda del Centro de Asistencia contra la Violencia Sexual.

OCRCC Articles, Español

En el Centro de Asistencia contra la Violencia Sexual pasamos frecuentemente hablamos de violencia sexual porque es parte nuestro trabajo. Sin embargo, para otras personas estas conversaciones no son fáciles de tener. La violencia sexual es un tema muy personal e incómodo, pues hablar de su experiencia personal puede ser invasivo. Sin embargo, para otras personas hablar de sus experiencias es justamente lo que necesitan para seguir recuperándose. La Línea de Ayuda de 24 horas (también conocida como “línea de crisis” o “hotline”) del Centro es un espacio anónimo y confidencial para tener estas conversaciones. Aquí hay 7 preguntas que le pueden ayudar para decidir si llamar a la Línea de Ayuda para pedir apoyo.

  1. No estoy seguro de que éste sea el teléfono para hablar de mi situación. ¿Llamo a la Línea de Ayuda?

Si tiene ha tenido experiencias sexuales no deseadas, definitivamente llame a la Línea de Ayuda. Aun cuando usted no esté seguro de que su situación sea considerada “violencia sexual” llame. Si no somos el mejor recurso para lo que usted está pasando, podemos ayudarle a encontrar un recurso más adecuado. Es difícil hablar de violencia sexual y nadie debería de tener que pasar solo por esa situación tan incierta. Toda la gente puede llamar a nuestra línea de ayuda en cualquier momento, ya sea inmediatamente después del trauma o mucho tiempo después. Podemos brindar apoyo y recursos para los sobrevivientes, sus seres queridos y otros profesionales que los apoyan.

  1. No sé con quién estoy hablando. ¿Quién está del otro lado del teléfono?

Las personas que contestan en nuestra Línea de Ayuda se llaman Acompañantes. Los Acompañantes reciben un entrenamiento extensivo en temas relacionados con asaltos sexuales, intervención en crisis y recursos comunitarios con el fin de que puedan ofrecer un espacio seguro en donde sus problemas son escuchados con compasión. Los Acompañantes además ofrecen otros recursos en donde las personas podrían recibir más ayuda.

  1. No sé qué esperar. ¿Qué va a pasar cuando llame a la Línea de Ayuda?

En general, cuando usted marque a la Línea de Ayuda en horarios de oficina (entre semana, de 9:00 am a 4:00 pm) personal capacitado contestará el teléfono de inmediato. Si llama fuera de los horarios de oficina, la persona que conteste el teléfono preguntará por su nombre y su número de teléfono. Esa persona llamará al Acompañante y le dará la información. El Acompañante le llamará a usted al teléfono que usted indicó. Si prefiere no dar su nombre y número telefónico, usted puede pedir que lo transfieran directamente al Acompañante.

Para personas que hablan español, el proceso es un poco diferente. Algunas veces usted será transferido directamente a un Acompañante o personal del Centro que hable en español mientras otras veces tendrá el apoyo de un intérprete mientras habla por teléfono con el Acompañante. De cualquier manera, tendrá el apoyo necesario para que reciba los recursos que usted necesita.

  1. No sé exactamente que estoy buscando. ¿Qué tipo de apoyo puedo esperar si llamo a Línea de Ayuda?

La Línea de Ayuda del Centro de Asistencia contra la Violencia Sexual es confidencial, y un recurso inmediato para situaciones de crisis y no crisis. Los Acompañantes le brindarán un espacio para que pueda hablar sobre sus pensamientos, las emociones abrumadoras y otras preocupaciones. Los Acompañantes también podrían darle información y referirlo a diferentes lugares para recibir cuidado para la salud, opciones legales u otras personas en caso de que los Acompañantes no tengan la respuesta a su pregunta. Si usted va al hospital, quiere ir al departamento de la policía o tiene una audiencia o cita en la corte, un Acompañante puede ir con usted para brindarle apoyo.

  1. Estoy preocupado por un alguien cercano. ¿Puedo hablar con un Acompañante de todas formas?

Si. Es importante también hablar de las reacciones y el impacto que esta situación tiene en los sobrevivientes secundarios, ya sea usted la pareja, padre, madre u otro miembro de la familia de alguien que ha sido abusado sexualmente. Trabajar con sus propias preocupaciones puede ayudarle a estar más presente para ayudar al sobreviviente. También puedes actuar como un defensor y llamar a la Línea de Ayuda para obtener más información  recursos que puedas compartir con ellos.

  1. Hablé con alguien por teléfono. ¿Qué hago ahora?

Respire. Agradézcase a sí mismo que usted se ha tomado el tiempo y energía para cubrir sus necesidades, este es uno de los pasos que le puede ayudar a avanzar en su recuperación. Llamar a alguien que no conoce y pedirle ayuda es una tarea difícil que requiere de coraje y fuerza. Respire otra vez. Si llamó a la Línea de Ayuda para pedir información sobre otros servicios, llámelos cuando usted se sienta listo para hablar con ellos. Si no es posible llamarles a otros todavía, llámenos otra vez. Estamos disponibles las 24 hrs del día, los 7 días de la semana, usted no tiene por qué pasar por esto solo. Los siguientes pasos dependen de su situación personal. Sin importar las preguntas que tenga o las situaciones que vengan, siempre estamos aquí para brindarle apoyo.

  1. ¿Cómo llamo a la Línea de Ayuda del Centro de Asistencia contra la Violencia Sexual?

La Línea de Ayuda esta siempre disponible al 919-967-7273 o 866-935-4783.

 


Este texto, originalmente publicado en Marzo del 2016, fue escrito por Natalie Ziemba, la Coordinadora de Respuesta en Crisis, y fue traducido por Denisse Horcasitas.

Natalie coordinó la Línea de Ayuda de 24 horas y supervisó a los Acompañantes voluntarios, coordinó el equipo multidisciplinario SART del Condado de Orange, cocina deliciosas galletas y más.

 

 


Mamá, ¿Qué es violación?

OCRCC Articles, Español

Ya sea que tu hijo haya escuchado la palabra “violación” en las noticias, la haya leído en internet o en nuestros materiales, hay maneras apropiadas para hablar con tus hijos cuando le pregunten de esto.

Incluso antes de que ellos te pregunten, hay algunas cosas que los papas pueden hacer para sentar la base para la conversación.

  1. Queremos que los niños sepan que sus partes privadas son de ellos y están fuera del alcance de los otros, pero también queremos que ellos sepan cuáles son sus partes privadas y que se sientan cómodos hablando de ellas. Usar términos los términos anatómicamente correctos como vagina, vulva y pene promueve una imagen positiva, auto-confianza además de fomentar la comunicación entre padres e hijos. Usar una palabra indirecta para describir las partes privadas puede promover vergüenza, inconformidad o pena acerca de los cuerpos. Además, usar términos anatómicamente correctos es de ayuda cuando hay un toque inapropiado y el niño lo reporta a los padres o a la policía.
  2.  Queremos que los niños sepan que “Su cuerpo es suyo”. Es importante ensenarle a los niños pequeños que su cuerpo les pertenece a ellos, ellos deciden quien, como y cuando los tocan. Practicar esta idea desde pequeños los prepara para tener relaciones saludables cuando sean adolescentes, jóvenes y adultos. Hable con sus hijos acerca de los toques que les gustan y los que no. ¿Les gustan las cosquillas? ¿Los abrazos?, ¿Quién les puede dar abrazos? Tal vez les gusta recibirlos de su mamá o papá pero no de otros miembros de la familia. No los obligue a darle abrazos o besos a otros adultos si no quieres. Si les preocupa lastimar los sentimientos de otros adultos, usted le pueden decir “Esta bien, tu cuerpo te pertenece y tú decides si quieres dar un beso o un abrazo hoy. ¿Qué tal si le mandas un beso de lejos o le das un “high five”? Empodere a sus hijos a decir No si alguien trata de tocar sus cuerpos de una manera que no les gusta.
  3. Enseñar consentimiento puede empezar desde pequeños si usted es un modelo de consentimiento. Pregúnteles ¿Puedo cargarte? y espera a que le conteste, ya sea con lenguaje verbal o no verbal. Antes de ayudarle a sus hijos a vestirse, pregúnteles ¿Puedo quitarte la pijama? y espere a que le den permiso. Si dicen que no y necesita que se vistan, explíqueles lo que usted hará y porque. Por ejemplo: “Tenemos que ir a la tienda y tienes que ponerte la ropa. Si no puedes hacerlo por ti mismo te tengo que ayudar”. Enfatice que es para ayudarlos o mantenerlos seguros. Cuando jueguen a las cosquillas o a las “luchitas” pare frecuentemente y pregunte por su permiso. Si sus hijos dicen que No, escúchelos. Cuando los niños estén jugando juntos, enséñele que cuando alguien dice que No, ellos tienen que escuchar. Aplique consecuencias cuando no escuche.

Si tu hijo pregunta que significa “violación”, puedes usar esos conceptos junto con un lenguaje apropiado para cada edad.

3 a 5 años

Niños muy pequeños hacen esta pregunta porque no han oído esta palabra antes y están explorando nuevas palabras.  Así como otras palabras que han oído pero son muy complejas para que comprendan el verdadero significado, ellos necesitan una definición básica pues en realidad no están preguntando por el concepto. Puede decir que tiene que ver con romper una regla muy importante y que una persona no respetó el cuerpo de la otra persona. Si los niños quiere saber más, puede decirles que una persona tocó a otra persona en sus partes privadas aún y cuando la persona le dijo que no.

6 a 9 años

Para los 6 años, la mayoría de los niños conocen el concepto de crimen y de ley. Puedes decirles que “una violación es un crimen que tiene que ver con toques inapropiados. Es cuando las personas son forzadas a hacer algo con su cuerpo que ellos no quieren hacer”. Puedes continuar la conversación recordándoles el Dicho de seguridad: “Di No, Escapate y Dile a alguien”, y lo que pueden hacer ellos en caso de que alguien los toque de una manera incómoda.

9 a 12 años

A esta edad la mayoría de los niños quieren comprender que significa la palabra y tienen la habilidad empática para entender el concepto. Además, a esta edad los niños tienen un entendimiento básico del sexo como una actividad que implica amor, cariño y es algo que las dos personas quieren y disfrutan hacer. Puede usar esa definición de sexo y decirles que violación es lo opuesto. Es cuando alguien es forzado a realizar un acto sexual cuando no quiere hacerlo. Es algo muy doloroso y un crimen.

12 años o más

A esta edad, puede usar el ejemplo que ellos le den para hablar de consentimiento y sexualidad saludable. Explíqueles que solo SI es SI. Los adolescentes y jóvenes seguramente están consumiendo información y esas son oportunidades para discutir el tema- ayudarle a analizar críticamente la problemática que se presenta en la TV, Facebook u otros medios. Dependiendo de los ejemplos, tal vez pueda tener conversaciones productivas y apropiadas acerca de consentimiento, relaciones saludables, acciones que culpabilizan a la víctima o sobre la cultura de la violación.

Nuestros programas de “Toque Seguro” enseñan prevención, empoderamiento y conciencia de si mismos. Estos mensajes pueden ser repetidos y reforzados en la casa, todos los días. Puede empoderar a los niños a que pongan atención al tipo de toques que ellos reciben y como los hacen sentir. Si a ellos no les gusta o les hace sentir incómodos, tiene el derecho de decirlo, decir que no y contarle a un adulto que les ayude y los escuche. Enséñenles a los niños no solo a respetar el cuerpo y espacio personal de los otros sino también a esperar de los demás.

 


Este texto fue escrito por Alexis Kralic y traducido por Denisse Horcasitas.

Alexis Kralic es nuestra Coordinadora de Educación y Finanzas. Además de manejar las finanzas de nuestra agencia, ella coordina nuestro programa “Toques Seguros” que es un programa educativo que enseña a los estudiantes de pre-escolar y primaria a mantenerse seguros.


  • 24-Hour Help Line:

    • 866-WE-LISTEN (866-935-4783)
    • 919-967-7273 (Local)
    • 919-338-0746 (TTY)